Aventuras

Con su paisaje volcánico, playas tranquilas y clima tropical, Mauricio es como un patio de colegio para aquellos que quieran vivir nuevas experiencias.

 

Un mar de tesoros por explorar

El submarinismo en Mauricio ofrece pecios y cañones en las islas del oeste y norte, así como la posibilidad de ver tiburones, tortugas, rayas águila y morenas. El mejor lugar para bucear en la isla es el Blue Bay Marine Park; entre noviembre y abril sus aguas son las más claras. Los que no quieran bucear pueden probar las motos acuáticas y excursiones submarinas. La pesca deportiva en alta mar es muy afamada en la costa oeste. La mayoría de los hoteles organizan actividades de ocio: windsurf, excursiones en barco con fondo transparente, buceo en apnea, esquí acuático, kayak, etc. Finalmente, el último invitado es el surf de pala, cada día con más adeptos. Si sale tempranito, podrá observar - ¡y nadar! - con delfines en la bahía de Tamarin, o también recorrer la pintoresca costa suroeste en un kart de mar: similar a un jet-ski, pero más seguro y cómodo. Hay catamaranes que visitan islas vírgenes, y lanchas a motor que llevan a los turistas a los islotes más remotos.

Un subidón de adrenalina

También se pueden hacer excursiones de forma autónoma en el Parque Nacional Black River Gorges, así como ciclismo o barranquismo en toda la isla. Los eco-parques ofrecen excursiones, paseos en quad, a caballo y ciclismo de montaña. Por su parte, Casela World of Adventures -en la costa oeste- ofrece safaris de vida salvaje, tirolinas y puénting entre cañones. El Domaine de Chazal tiene salidas de barranquismo, nadar en el cañón y la tirolina más larga del Océano Índico. ¿La tierra no es suficiente? Hay mil opciones para ver Mauricio desde el aire: paracaidismo, paravelismo, o incluso volar en un hidroavión anfibio X-air. Quizá demasiado rápido, ¿verdad? Bien, mejor entonces un vuelo en helicóptero para una fabulosa vista de pájaro.

 

 

La Ile aux Bénitiers

Rodeada por un mar color turquesa, esta isla se encuentra en una laguna cerca de Le Morne, donde se puede nadar y practicar buceo en apnea sin problema alguno. Se puede llegar a la Ile aux Bénitiers utilizando los barcos de pescadores locales en Case Noyale y La Gaulette, o en catamaranes y lanchas rápidas desde Le Morne, Black River, o incluso más lejos, desde Flic-en-Flac y más al norte. Este islote es completamente plano, y mide solo 2 kilómetros por 500 metros: idóneo para explorar.

El One Eye

La zona de surf One Eye, en Le Morne, es mundialmente famosa por su rápida ola de izquierdas que toma la forma de un ojo antes de romper en el arrecife poco profundo. A un lado de la montaña de Le Morne, que tiene siete caras, hay un enorme agujero a través el acantilado que parece un ojo del perfil de un rastafari.

Le Morne Brabant

La parte sur de Le Morne es 'The Place' para probar el kitesurf, el windsurf y el surf con los fuertes y constantes vientos alisios del sureste, que cobran impulso después de cruzar las altas montañas de las Black River Gorges.

Plaine Champagne

A 600 metros de altura, Plaine Champagne es la meseta más alta de Mauricio y está cubierta de bosques y lagos. Acceda en coche desde Vacoas o Curepipe hacia Mare aux Vacoas, la principal reserva de agua dulce de Mauricio, y aproveche para visitar el venerado lago Grand Bassin. En Pétrin se puede descubrir el bosque de Machabée, pasar por la cascada Mare aux Joncs y rodear el embalse de Mare Longue hasta llegar de nuevo a Pétrin. Si aún tiene ganas de caminar y alguien puede conducir su coche, es posible caminar por las Gorges y reencontrase con su chófer en Black River; o eso, o hacer la misma ruta en bicicleta.

Escalando en la cordillera de Moka

Con una apariencia de "like" de Facebook, la montaña Le Pouce (811m) es la tercera montaña más alta de Mauricio y forma parte de la cordillera de Moka. A su lado está el Pieter Both, de 820 metros de altura, con su distintiva bola de piedra que parece balancearse en la cima. Hay caminos para subir desde Saint Pierre y Port Louis, pero no olvide verificar las condiciones meteorológicas de antemano, y haga planes en consecuencia; también puede contratar una excursión con guía a través de alguna compañía privada.  Desde la cima se puede ver la mayor parte de la isla, así que no hace falta añadir mucho más.

Cuevas de Roches Noires

En la zona de Roches Noires hay numerosas cuevas, con curiosos nombres como Madam Cavern y Princess Margaret. Se puede acceder desde los pueblos de Roches Noires o desde Rivière du Rempart, y descubrir así la actividad volcánica que dio origen a la isla de Mauricio. Las cuevas, húmedas y oscuras, están pobladas por los murciélagos de la fruta de Mauricio y golondrinas. El firme no es muy estable, asi que es mejor vigilar donde ponemos los pies para evitar la caída de piedras. En Roches Noires también hay numerosas chimeneas de lava que actualmente conducen corrientes de agua dulce hasta el mar; buen lugar para nadar y bucear entre peces.

Parque Nacional de Bras d'Eau

La ruta de bicicleta de montaña del bosque de Bras d'Eau está abierta al público general, y serpentea a través de oscuros árboles y exóticos arbustos antes de seguir una antigua línea de ferrocarril hasta las cuevas volcánicas, donde descubrimos las ruinas de una antigua fábrica de azúcar. Puede llevar su propia bicicleta, o contratar el paquete completo con alguna compañía de viajes de aventura. Si no es muy fan de las bicicletas, puede seguir el sendero a pie; llene su mochila de comida y bebida, además de protección solar. Hay un sorprendente observatorio de la Vía Láctea en el bosque de Bras d'Eau: mediante pequeños radares distantes entre ellos podemos seguir el movimiento de nuestra galaxia.