Este

Este

Este

Qué ver

Ile aux Cerfs

Ile aux Cerfs está considerada como un paraíso de los deportes acuáticos por algunos y como el lugar con las playas más atractivas de la isla por otros. Es una preciosa pequeña joya ubicada a cinco minutos del hotel Le Touessrok. Un pedazo de paisaje que ningún turista debería perderse. Te encantarán la casa flotante, los restaurantes, las largas playas y la granja de tortugas.

Los fans del golf quedarán maravillados con su campo de 18 hoyos diseñado por el famoso campeón de golf Bernhard Langer.

Puedes llegar a Ile aux Cerfs en distintos tipos de embarcaciones: lanchas motoras, piraguas, embarcaciones con fondo de cristal, catamaranes e incluso en barco pirata. La mayoría de los recorridos en barco salen de Trou d’Eau Douce o incluso de más al sur, de Blue Bay, y hacen una parada en Grand River South East, donde podrás practicar esnórquel en la laguna, comer barbacoa y tomar algo a bordo o en la orilla, bailar sega y muchas otras actividades divertidas. 

Grand River South East

El Grand River South East es una gran atracción. Enormes estatuarios que entran en una garganta impresionante que termina en una espectacular cascada. Un sitio ideal para excursiones. 

Playas

Roches Noires y Poste Lafayette

La playa pública de Roches Noires se extiende hasta Poste Lafayette. Es un lugar excelente para pescar y respirar aire fresco. Son dos resorts de verano muy populares, especialmente durante los meses más cálidos, ya que la brisa del mar sopla casi durante todo el año, lo que los convierte en un sitio ideal para practicar kitesurf y windsurf. 

Bras d’Eau

Bras d’Eau es una pequeña bahía dentro de la laguna de Poste Lafayette. Desde su playa pública hay vistas al sur, lo que significa que se pueden ver la salida y la puesta de sol, algo único en el este. Por la noche, es el mejor sitio de Mauricio para ver la Vía Láctea.

Cuando el viento arrecia, que es bastante a menudo, puedes practicar kitesurf en las zonas poco profundas y bien protegidas de la bahía con sus estables vientos del este en tierra. Los lugareños se reúnen aquí los fines de semana y festivos creando un ambiente relajado y divertido.

Si estás en Mauricio el 31 de diciembre y quieres vivir algo mágico, asegúrate de estar en Bras d’Eau a medianoche. Al otro lado de la laguna están los hoteles más prestigiosos de la isla y no reparan en gastos para que sus huéspedes, y los afortunados espectadores locales, disfruten de unos magníficos fuegos artificiales de Nochevieja que duran casi una hora. 

Belle Mare

Belle Mare tiene una hermosa playa de arena blanca. La carretera costera que sigue unos tramos de arena blanca desde Palmar hasta Trou d’Eau Douce, llega a Grand Port justo al lado del mar y termina en el pueblo de Mahebourg.

Los fines de semana y festivos los lugareños van en tropel a la playa de Belle Mare convirtiendo a este lugar en un sitio genial para conocer a las gentes de Mauricio y descubrir su cultura. Disfruta de un sabroso helado de alguna de las furgonetas de helados llenas de música y color. Los más atrevidos podrán practicar paravelismo y deleitarse con las increíbles vistas desde lo alto de la laguna turquesa. 

Flacq

Flacq es uno de los pueblos más importantes Mauricio. Este animado pueblecito del este tiene uno de los mercados más grandes al aire libre del país que abre los miércoles y domingos. El popular y colorido mercado se monta a unos metros del Tribunal, que es un edificio histórico. 

Qué hacer

Ile d’Ambre

Los que se quieran embarcar en una verdadera aventura marina deberían probar el kayak, un deporte físico pero factible con el que podrán ir por la laguna, entre manglares, en la isla aún preservada de Ile d’Ambre. Si eso te parece demasiado trabajo, puedes reservar una excursión con un pescador local o con alguna agencia que organice viajes a Ile d’Ambre donde podrás nadar, visitar ruinas, caminar por el bosque, relajarte y comer. 

Cuevas de Roches Noires

En la zona de Roches Noires hay muchas cuevas con nombres pintorescos como Madam Cavern y Princess Margaret. Puedes pasear desde los pueblos de Roches Noires o Rivière du Rempart y descubrir los restos de la actividad volcánica que formó la Isla de Mauricio. Dentro de estas frías y oscuras cuevas viven algunas aves, como las golondrinas, y murciélagos frugívoros. Las rocas y piedras del suelo pueden estar sueltas así que cuidado por donde pisas.

También en Roches Noires hay muchos tubos volcánicos conectados con el mar que se han transformado en frescos manantiales de agua dulce donde puedes nadar y esnórquel entre los peces. Llévate contigo algún tentempié y bebidas para pasar el día ahí. No te olvides del protector solar. 

Parque Nacional Bras d’Eau

El sendero de bicicleta de montaña del bosque de Bras d’Eau está abierto al público y discurre por la maleza y el sombreado bosque exótico siguiendo una antigua vía ferroviaria hasta las cuevas de lava donde descubrirás las ruinas de una antigua fábrica de azúcar. Llévate tu propia bicicleta o reserva una excursión con alguna empresa de aventura al aire libre. Si no te gusta montar en bici, puedes hacer el recorrido andando. Llévate mucha comida, bebida y protector solar.

En el bosque de Bras d’Eau hay un observatorio especial de la Vía Láctea donde pequeños radares, a lo largo de varios kilómetros, siguen los movimientos de nuestra galaxia. 

La East Road

Esta ruta es mucho menos transitada que las del oeste y el norte, pero merece la pena dedicarle una visita. Recorre la zona de Grand River South East a Mahébourg por la costa, llevándote a través de pequeños pueblos agricultores y pescadores, con increíbles vistas de la cordillera de Grand Port y la laguna turquesa que va desde Trou d’Eau Douce hasta Blue Bay. Por el camino, asómate por el puente GRSE, haz algunas fotos en Pointe du Diable (Punta del Diablo) y visita el Museo de Frederick Hendrick. 

Batería de Pointe du Diable

Bajo la ocupación francesa, 27 cañones protegían el acceso a la isla. Durante muchos años, el miedo y la efectiva batería de Pointe du Diable (Punta del Diablo) previno que los ingleses se acercaran a Grand Port. El cabo se llamó así por los capitanes que navegaron frente a este puerto, dirigiéndose al mismo o saliendo de él, y que fueron testigos de una extraña ocurrencia: la aguja de la brújula daba vueltas como una loca... La verdad es que el campo magnético dentro de la montaña atraía a la aguja moviendo la aguja magnetizada. 

Pont Bon Dieu

On the eastern plateau, at Brisée Verdière, hidden in the middle of a sugar cane field, is the Pont Bon Dieu Cave. A trail leads to this natural cave, which is approximately 15 metres high and 20 metres wide. As well as the interesting volcanic phenomenon you are likely to see swallows nesting inside the cave and wild monkeys. With beautiful surroundings and views of the sea, the cave is a little treasure off the beaten track. 

Discover more
Our Regions
Our Top 10
@mauritius.tourism