Sur y sudeste

Sur y sudeste

Sur y sudeste

Los paisajes más bellos y silvestres de la isla se encuentran en el sur: playas de arena bordeadas de acantilados esculpidos por las olas, costas rocosas, campos de caña de azúcar que se pierden en el horizonte y terrenos montañosos con magníficas vistas. La zona turística integrada de Bel Ombre es también un modelo en su género. 

Qué ver

Mahébourg

Mahébourg es uno de los pueblos pesqueros principales de la isla y está construido a lo largo de la costa de la inmensa bahía de Grand Port. Fundado en 1804 por el gobernador francés Charles Decaen, Mahébourg presenció la única victoria naval napoleónica sobre los ingleses en 1810. Esta victoria también está incluida en el Arco del Triunfo de París. Fue un importante centro económico durante la administración francesa. Asimismo, Mahébourg es conocido por su mercado de esclavos.

Lleno de emociones, es uno de los pocos sitios de la isla que ha mantenido intacto este periodo particular de nuestra historia. 

Pointe Canon

Pointe Canon de Mahébourg es un lugar excelente para hacer fotos a la montaña de Lion Mountain y la cordillera de Grand Port a la izquierda de esta. A la derecha, las islas Ilôt Mouchoir Rouge y Ile aux Aigrettes también son lugares que vale la pena tener en el álbum de fotos. Pointe Canon es un importante recinto para conciertos y es conocido por sus ceremonias conmemorativas anuales que celebran la abolición de la esclavitud el 1 de febrero. También anuncia la salida de las regatas donde unas coloridas piraguas se manejan con rapidez y pericia por sus orgullosos equipos, que vienen de toda la isla para enfrentarse en una competición amistosa en la hermosa laguna. 

Museo de Historia Nacional

Hay muchos lugares que visitar en Mahébourg, pero su Museo Naval y de Historia Nacional es algo que no te puedes perder. El Château de Robillard, un edificio colonial francés del siglo XVIII, ubicado en la entrada del pueblo, alberga el Museo de Historia Nacional. Mapas antiguos, grabados, vajillas, espadas de piratas e incluso fragmentos de buques naufragados relatan la rica historia marítima de la isla. La joya de la corona de este museo fascinante es la campana recuperada del naufragio de St Géran. 

Puente de Cavendish

Construido en 1856 para el transporte de caña de azúcar, el puente de Cavendish, vulgarmente conocido como «Pont de la Ville Noire», literalmente «puente del pueblo negro», se fabricó originalmente con madera, aunque todos los demás puentes de Mauricio estaban hechos de acero. Entre 1908 y 1911, se transformó en un puente de hormigón armado, una innovación en su tiempo. Con sus 155 metros, se dice que es el puente más largo de la isla. El agua fluye bajo el puente hacia la desembocadura del río y tiene unas vistas increíbles de Lion Mountain y la cordillera de Grand Port, un escenario impactante.

A los habitantes de Mahébourg les gusta contar la historia de un turista que, a finales de los años 70, se paró en el puente, se asomó y vio un islote de arena debajo. Un anciano que estaba de pie a su lado le dijo al turista que era el dueño de ese islote. El turista le preguntó al anciano si le vendería esa propiedad. El anciano vaciló y le dijo que sí. Le pidió un depósito, que el turista pagó de inmediato, y después quedaron en encontrarse en el puente al día siguiente para ir juntos al notario y firmar la escritura. Cuando el turista llegó al día siguiente, ni el anciano ni el islote estaban ahí. El nivel del mar había subido y el islote había quedado cubierto. El anciano había desaparecido. Así cuenta la leyenda. 

Batería de Pointe du Diable

Bajo la ocupación francesa, 27 cañones controlaban el acceso a la isla. Durante mucho tiempo, la tremendamente efectiva Batería de Pointe du Diable impidió que los ingleses se acercaran a Grand Port. 

Ile aux Aigrettes, reserva natural

Desde 1985, la Mauritian Wildlife Foundation [Fundación de Vida Silvestre de Mauricio] (MWF, por sus siglas en inglés) ha desherbado, replantado y recuperado el 90 % de esta isla de coral mediante la introducción de plantas, aves y reptiles nativos. Así, MWF ha recreado un santuario ideal para la flora y la fauna que no se puede encontrar en ningún otro lugar.

Esta pequeña isla de 27 hectáreas, ubicada a 800 m de la costa sudeste, cerca de Mahébourg, alberga hasta el último vestigio del bosque seco costero que en el pasado rodeaba la mayor parte de Mauricio. Con el tiempo, Ile aux Aigrettes sufrió la tala de árboles y la remoción de tierra, y la introducción de animales y plantas exóticos casi destruyó la fauna y flora nativas.

Actualmente, este paraíso perdido está abierto al público. Un guía profesional te acompañará entre las tortugas gigantes y las palomas rosadas que han sido rescatadas y puestas en libertad después de un esfuerzo de conservación de 30 años. Las 10 esculturas de bronce del artista Nick Bibby expuestas en la isla te transportarán al pasado. 
Ile aux Aigrettes

Blue Bay

La playa de arena blanca Pointe d'Esny, repleta de bungalós, conduce a Blue Bay. Esta playa, rodeada por un semicírculo de casuarinas, es una de las más bonitas de la isla. Su fina arena, su agua cristalina y sus hermosos corales hacen de ella un lugar perfecto para practicar esnórquel. 

Parque Marino de Blue Bay

Blue Bay es un excepcional parque marino protegido. Los corales y peces se pueden ver a pocos metros de la orilla. Entre ellos, hay peces loro, peces trompeta y pequeñas barracudas. Podrás tener mejores vistas si practicas esnórquel con una embarcación con fondo de cristal. 

Le Souffleur

Un muy espectacular géiser de 30 metros con marea alta y en días ventosos. 

La Roche Qui Pleure

En Gris-Gris, el perfil del poeta Robert Edward Hart fue grabado por las olas y el viento en un lado de un promontorio llamado «La Roche Qui Pleure» (la roca que llora). Acércate a las olas que rompen entre los acantilados y respira la brisa que viene directamente de la Antártida.

Debajo encontrarás el «Bain des négresses» (el Baño de las Negras). 

Restaurantes de Gris-Gris

Los restaurantes de los acantilados de Gris-Gris sirven una gran variedad de mariscos frescos cocinados al estilo mauriciano, a precios muy razonables.

Museo de Robert Edward Hart, Souillac

Este bungaló, fabricado totalmente con coral, fue un regalo de sus amigos a Robert Edward Hart, príncipe de los poetas del océano Índico. Se le llamó «La Nef» y, en 1962, se convirtió en un museo.

Abre diariamente de 8:00 a 16:00, excepto los domingos y festivos. 

Jardín Municipal de Telfair

Disfruta de las increíbles vistas del mar del sur y el cementerio naval de Riambel. Descubre los encantadores callejones a la sombrea de árboles centenarios, donde los amables lugareños pasan su tiempo. 

Cascada de Rochester

Merece la pena hacer una visita a la Cascada de Rochester fuera de Souillac. La carretera pasa a través de la refinería de azúcar de Terracine. Con el tiempo, han aparecido curiosas formas talladas en la lava por las aguas y se han formado cristales verdes en el suelo. 
RochesterFalls

Playas

Las playas de esta parte de Mauricio son escasas pero impactantes. Una de ellas es la famosa playa familiar de Blue Bay. Otra es Gris-Gris, cuya particularidad es tener un arrecife de coral muy cercano a la orilla. Las enormes olas rompen a pocos metros y se llevan la fina arena mezclada con coloridas conchitas. Deja tus huellas ahí. 
Beaches

Rivière des Galets e Ilôt Sancho

No hay mucho que hacer en Rivière des Galets salvo coger olas excelentes. La playa de guijarros que hay justo al lado de la desembocadura del río es uno de los mejores sitios para hacer surf en Mauricio. No muy lejos de ahí, esta Ilôt Sancho, otro lugar para practicar surf menos popular donde puedes cabalgar las olas, casi siempre en soledad. Los apasionados del surf sabrán los mejores momentos del año para surfear y aprovechar al máximo el oleaje. También se puede practicar una buena pesca desde la orilla. 

Carretera de Baie du Cap

La famosa curva cerrada de Macondé se encuentra en la carretera de Baie du Cap, lugar donde muchos turistas paran a hacer fotos desde las rocas, ya que tiene unas vistas impresionantes del mar y de la hermosa costa sur. Únete a otros turistas y sube las escaleras que van a lo alto de la roca y por fin podrás decir que has estado ahí.

Si tienes tiempo, pasearte por la playa pública de Baie du Cap te relajará completamente y será una oportunidad para que conozcas a los amables y auténticos lugareños. Incluso podrás comprar peces recién pescados a los pescadores locales.

La carretera de Baie du Cap está considerada como una de las mejores carreteras del mundo para conducir y te llevará desde el sudoeste hasta el sudeste de Mauricio a través de pueblos y campos de caña de azúcar, casi todo el tiempo por la costa. 

The Dutch landing spot

As fate would have it, the Dutch were forced to land in Mauritius in 1598 after a violent storm drove them to the shore of the uninhabited island. There is a monument to mark the point of their first landing on the coastal road near Ferney, Mahebourg, in the south-east, with the majestic Lion Mountain in the background. Take a walk over the little bridge and appreciate the view of the little islands off the shore. 

Qué hacer

Compras

Mercado de Mahébourg

En el mercado de Mahébourg podrás conseguir buenos precios en especias, ropa y juguetes, entre otras cosas. Prueba la fruta fresca local y las comidas tradicionales, como las «biryanis», «gâteaux piments» o «dhull puris» y descubre el auténtico corazón de su gente. Un ambiente típico local. 

Discover more
Our Regions
Our Top 10
@mauritius.tourism